Datos masivos de biodiversidad: GBIF.org sobrepasa los mil millones de registros de presencia de especies

Se trata de un hito logrado el 4 julio 2018 gracias al esfuerzo colectivo de más de 1.200 instituciones de 123 países —y más de un millón de investigadores y ciudadanos científicos alrededor del mundo— al compartir evidencias de la biodiversidad de nuestro planeta

Metridium_dianthus- BGuichard-120583
Frilled anemone (Metridium dianthus). Photo by B. Guichard, Agence Française pour la Biodiversité, licensed under CC BY-NC-SA 4.0

GBIF.org superó los mil millones de registros de biodiversidad el 4 de julio de 2018, gracias a la publicación de una serie de bases de datos del Inventario Nacional de Patrimonio Natural de Francia (l’Inventaire National du Patrimoine Naturel), entre los cuales se incluía el mil millonésimo registro: una anémona (Metridium dianthus), localizada frente a Saint-Pierre y Miquelon, un archipiélago francés en el noroeste del Atlántico. El registro de este animal invertebrado marino es una de las 150.097 especies registrados a través de BioObs (Base para el Inventario de Observaciones Subacuáticas), una herramienta de ciencia ciudadana que permite a los buceadores aprender sobre el medio ambiente marino mientras contribuyen a un inventario nacional de especies submarinas.

Este acontecimiento simboliza un gran logro colectivo, hecho posible gracias al trabajo de la red de GBIF, una alianza de diversos socios que incluye a más de 1.200 organizaciones públicas y privadas de 123 países. El portal global y la infraestructura de investigación de GBIF proporciona a cualquier persona, en cualquier lugar, acceso instantáneo a datos gratuitos y abiertos sobre dónde y cuándo se dan las diversas formas de vida que habitan la Tierra.

Read the original news item in English

En los últimos años, las contribuciones a largo plazo de biólogos e investigadores, profesionales de las TIC, conservadores de colecciones, informáticos de la biodiversidad y científicos de datos han recibido un impulso gracias a la participación de más de un millón de personas, cuyas observaciones son compartidas a través de GBIF.org por las asociaciones y los proyectos de ciencia ciudadana en los que participan.

El crecimiento continuo del número de registros también ha mostrado un aumento constante de la cobertura y la diversidad de las especies representadas en GBIF.org —una tendencia que refleja la prioridad de la red para rellenar las ya conocidas brechas taxonómicas, geográficas y temporales—. Desde abril de 2018, GBIF.org tiene al menos un registro de 1.049.839 especies, lo que representa el 62 % del total de seres vivos conocidos y revisados en el listado más reciente del Catálogo de la Vida.

La cifra de registros global de GBIF proporciona una base empírica inigualable para la investigación y la toma de decisiones gracias al apoyo del análisis de datos masivos (‘big data’). Cada día, aparece una media de dos publicaciones científicas que han utilizado datos disponibles en GBIF.org, por ejemplo, con el objetivo de aclarar la historia evolutiva de nuestro planeta o para generar modelos que buscan entender el impacto de los rápidos cambios en las condiciones de la vida en la tierra. Sin embargo, los hallazgos no se limitan a los campos de la investigación y la gestión en torno a la conservación de especies y áreas protegidas o riesgos de especies exóticas e invasoras, sino que también exploran cómo podemos mejorar la seguridad alimentaria conservando las plantas silvestres que están relacionadas con cultivos importantes, dónde enfocar el monitoreo de enfermedades humanas dados los cambios en la distribución de los animales que las transportan y por qué los beneficios y servicios que la naturaleza brinda a nuestras comunidades dependen de la biodiversidad.

“Las inversiones de varias docenas de gobiernos nacionales en los últimos 15 años han permitido que la red de GBIF produzca una plataforma de alto rendimiento para compartir, libre, pública y abiertamente, datos sobre biodiversidad”, indicó la Dra. Tanya Abrahamse, fundadora y CEO de SANBI, el Instituto Nacional Surafricano de Biodiversidad, y actual presidenta de la Junta Directiva de GBIF. “Igualmente importante es el hecho de que la infraestructura incluya una comunidad de práctica mundial altamente efectiva. Las personas que participan en las colaboraciones intercontinentales de GBIF transfieren generosamente sus habilidades y conocimientos para permitir un acceso cada vez más amplio a los datos relacionados con la vida en la Tierra”.

Las recientes mejoras que se han efectuado sobre las plataformas tecnológicas que soportan la red han dado como resultado en una infraestructura de alto rendimiento, casi a tiempo real, preparada para aprovechar el rápido crecimiento experimentado últimamente por GBIF.org [enlace] para ofrecer en los próximos años cantidades aún mayores y más completas de información sobre biodiversidad. Estas mejoras demostraron ser oportunas, dado que los usuarios de GBIF.org descargaron más de 845 mil millones de registros en el 2017 —un aumento del 200 % respecto al año anterior—. GBIF espera que este total supere la marca de 1 billón de registros descargados en 2018, otro símbolo de la madurez de la infraestructura.

La infraestructura global de GBIF ofrece a los investigadores ahorrar tiempo y trabajar de manera más eficiente al permitirles buscar información de cientos de colecciones y bases de datos en todo el mundo. La comunidad en sí misma también proporciona servicios cada vez más importantes mediante el trabajo con herramientas de código abierto para el intercambio de datos y su acceso, como la plataforma Living Atlases, originalmente desarrollada para el gobierno australiano por el Atlas of Living Australia y ahora en uso o en desarrollo en decenas de países cubriendo todas las regiones del mundo.

“Si queremos abordar los grandes desafíos a los que nos enfrentamos en torno al futuro del uso de la tierra, la conservación, el cambio climático, la seguridad alimentaria y la salud, necesitamos formas eficientes de reunir toda la información que pueda ayudarnos a comprender el estado cambiante del mundo y el papel esencial que juega la biodiversidad a toda escala” dijo Donald Hobern, Secretario Ejecutivo de GBIF. “Este hito muestra que el GBIF de hoy está preparado para el crecimiento continuo y para manejar el volumen masivo de datos que esperamos obtener de nuevas tecnologías y fuentes, incluidas la secuenciación ambiental y la teledetección”.

A pesar de que alcanzar los mil millones de registros es un hito importante, aún queda mucho trabajo por hacer, incluyendo la ampliación de las alianzas necesarias para vincular fuentes de datos sobre biodiversidad aún no conectadas a través de la red de GBIF. Con este fin, GBIF.org proporciona un marco consolidado para ayudar a los países y organizaciones a llenar vacíos y sesgos en la cobertura geográfica, temporal y taxonómica de la información sobre biodiversidad.

Naturalistas, exploradores y científicos han documentado la vida en todo el mundo durante siglos. Los datos abiertos sobre biodiversidad disponibles a través de la red de GBIF hacen posible la repatriación de datos de especies recolectadas en expediciones de campo y mantenidas en colecciones de historia natural de todo el planeta, liberándolas mediante el acceso digital para su uso por parte de investigadores y ciudadanos de todo el mundo, incluyendo los de sus países de origen.

El uso de formatos de datos estandarizados y licencias en GBIF.org elimina conjeturas e incertidumbres sobre los términos bajo los que se comparten y usan los datos abiertos sobre biodiversidad. El índice global también incorpora un avanzado sistema de vinculación de datos correctamente citados en las investigaciones (ejemplo) con los conjuntos de datos que los respaldan (ejemplo), asegurando así que las instituciones que comparten datos (ejemplo) reciban reconocimiento por sus acciones. GBIF también continúa apoyando y abogando por los artículos científicos de datos como una herramienta para asegurar que los investigadores obtengan prestigio académico por su trabajo recopilando, registrando y compartiendo datos libremente accesibles, interoperables y reutilizables.